Guernesey

Cómo reservar un ferry de Guernesey a Francia

Hay 2 rutas de ferry que operan entre Guernesey y Francia y ofrecen en total 9 salidas por semana. Condor Ferries opera 1 ruta, Ferry de Guernesey a St Malo operada 7 veces semanalmente. Manche Iles Express opera 1 ruta, Ferry de Guernesey a Dielette operada 2 veces semanalmente.

Debido a que la frecuencia y la duración de las travesías en algunas rutas varían, le aconsejamos que haga una búsqueda en tiempo real para las travesías desde Guernesey hasta Francia, para obtener la información más actualizada.

Mapa de ferry desde Guernesey a Francia

Haga click para ver el Mapa.

Ferries de Guernesey a Francia

Acerca de Guernesey:

Guernsey está situado en el Golfo de St. Malo, a unos 50 kilómetros de la costa de Francia y unos 130 kilómetros de la costa sur de Inglaterra.

La historia de Guernsey comienza con el hombre Neolítico y la estructura más antigua de Europa hecha por el hombre.
Las islas formaron parte de Normandía desde el año 933, forjando una conexión entre Gran Bretaña y Francia que aún permanece en ley Norman, apellidos y el guernesaise, la lengua local. Guernsey se puso del lado de Inglaterra en 1204. El Castillo Cornet fue construido para repeler una invasión francesa y hoy acoge uno de los mejores museos de la isla. La herencia de Guernsey está inextricablemente ligada al mar, y esta relación tan estrecha se celebra en el SeaGuernsey.

La isla fue hogar del poeta francés Víctor Hugo, cuya casa se ha convertido en un monumento dedicado a sus 15 años de exilio. Su espíritu creativo vive en el incesante programa de exhibiciones y actuaciones.

El Siglo XX también dejó su marca, cuando las islas de convirtieron en baluartes en el Muro Atlántico de la Segunda Guerra Mundial. Su legado compone un laberinto de fortificaciones, y museos fascinantes que recrean la vida diaria en la ocupada Gran Bretaña.

Acerca de Francia:

Durante los últimos 20 años, Francia ha sido el destino turístico más popular del mundo y uno de los países más geográficamente variados de Europa.
Francia no es sólo la Torre Eiffel o la famosa sonrisa de Mona Lisa; incluso los fantásticos pueblos de la sierra, los espléndidos campos de lavanda o los viñedos son tan sólo la punta del iceberg cuando se trata de visitar las atracciones de Franca. Es un país que siempre tiene algo nuevo que ofrecer.