Guernesey

Cómo reservar un ferry de Guernesey a Francia

De momento hay solo 1 ruta de ferry entre Guernesey y Francia operada por 1 operador de ferry – Condor Ferries. La ruta de Guernesey a St Malo tiene rutas semanales y la travesía dura aproximadamente 12 horas 40 minutos.

Aunque hemos puesto todo el empeño para garantizar que la información en esta página sea correcta, ya que la frecuencia y la duración de las travesías en todas las rutas pueden variar de vez en cuando, le aconsejamos verificar la disponibilidad actual en esta ruta Guernesey Francia entre Guernesey y St Malo.

Mapa de ferry desde Guernesey a Francia

Haga click para ver el Mapa.

Ferries de Guernesey a Francia

Acerca de Guernesey:

Guernsey está situado en el Golfo de St. Malo, a unos 50 kilómetros de la costa de Francia y unos 130 kilómetros de la costa sur de Inglaterra.

La historia de Guernsey comienza con el hombre Neolítico y la estructura más antigua de Europa hecha por el hombre.
Las islas formaron parte de Normandía desde el año 933, forjando una conexión entre Gran Bretaña y Francia que aún permanece en ley Norman, apellidos y el guernesaise, la lengua local. Guernsey se puso del lado de Inglaterra en 1204. El Castillo Cornet fue construido para repeler una invasión francesa y hoy acoge uno de los mejores museos de la isla. La herencia de Guernsey está inextricablemente ligada al mar, y esta relación tan estrecha se celebra en el SeaGuernsey.

La isla fue hogar del poeta francés Víctor Hugo, cuya casa se ha convertido en un monumento dedicado a sus 15 años de exilio. Su espíritu creativo vive en el incesante programa de exhibiciones y actuaciones.

El Siglo XX también dejó su marca, cuando las islas de convirtieron en baluartes en el Muro Atlántico de la Segunda Guerra Mundial. Su legado compone un laberinto de fortificaciones, y museos fascinantes que recrean la vida diaria en la ocupada Gran Bretaña.

Acerca de Francia:

Durante los últimos 20 años, Francia ha sido el destino turístico más popular del mundo y uno de los países más geográficamente variados de Europa.
Francia no es sólo la Torre Eiffel o la famosa sonrisa de Mona Lisa; incluso los fantásticos pueblos de la sierra, los espléndidos campos de lavanda o los viñedos son tan sólo la punta del iceberg cuando se trata de visitar las atracciones de Franca. Es un país que siempre tiene algo nuevo que ofrecer.