Suecia

Cómo reservar un ferry de Suecia a Letonia

Hay 2 rutas de ferry que operan entre Suecia y Letonia y ofrecen en total 19 salidas por semana. Stena Line opera 1 ruta, Ferry de Nynashamn a Ventspils operada 12 veces semanalmente. Tallink Silja opera 1 ruta, Ferry de Estocolmo a Riga operada 7 veces semanalmente.

Debido a que la frecuencia y la duración de las travesías en algunas rutas varían, le aconsejamos que haga una búsqueda en tiempo real para las travesías desde Suecia hasta Letonia, para obtener la información más actualizada.

Mapa de ferry desde Suecia a Letonia

Haga click para ver el Mapa.

Ferries de Suecia a Letonia

Acerca de Suecia:

¿Qué se puede hacer en Suecia?

Suecia es un país grande, muy variado geográficamente y sorprendentemente poco conocido, cuyo sentido del espacio se convierte en una de sus mejores cualidades. Fuera del densamente poblado sur, viajar sin ver un alma en la carretera no es poco común.

Estocolmo es la capital de Suecia y la atracción principal; el casco antiguo, conocido como Gamla Stan, es uno de los grandes encantos del país y consiste principalmente en la isla Stadsholmen y un conjunto de islas que acogen una arquitectura monumental, siendo la Catedral de Estocolmo un punto al que conviene asistir junto con el inmenso Palacio de Estocolmo, situado en el mismo centro de la ciudad. En igual medida, la ciudad alberga grandes museos entre los que cabe destacar el museo Vasa, un museo marítimo centrado principalmente en un barco que en su momento fue diseñado como el más grande del mundo, pero que debido a ciertos fallos en el diseño se hundió en la misma ciudad 20 minutos después de haber zarpado.

El centro y el norte de Suecia son los mayores puntos para el turismo debido a las grandes extensiones de bosques, los inagotables lagos - alrededor de 96,000 - y algunas de las mejores rutas de senderismo de toda Europa.
La vida nocturna en la ciudad de Estocolmo es la más atractiva del país, con discotecas y pubs distribuidos por la localidad, entre los cuales puede optar entre discotecas para bailar y beber hasta lugares tan originales como el bar de hielo “Icebar” y otros clubs temáticos como el bar de los vampiros “The Vampire Lounge”.

¿Cómo moverse por Suecia?

Viajar en ferry es la mejor forma de ver las islas y archipiélagos de Suecia. En Direct Ferries dispone de abundantes trayectos en barco desde las islas Aland, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Rusia, Polonia, Lituania, Estonia, Letonia y Gotland, con multitud de operadoras para que pueda elegir el trayecto que mejor se acomoda a sus gustos al mejor precio.

Dos rutas de tren le pueden unir con la zona sur. La línea de trenes oriental pasa por cerca de la costa de Botnia, por ciudades completamente construidas con madera, ciudades en construcción y puertos de ferry que cuentan con conexiones con Finlandia. En el centro, los trenes de Inlandsbanan (línea del interior) parten hacia las regiones de lagos y montañas, apartando a los renos que pasean por las vías a su paso.

Para moverse por la ciudad, podrá hacer uso de los extensos y fiables servicios de transporte público que se ofrecen. Como alternativa, también tiene taxis disponibles.

¿Cuál es el mejor momento para reservar un ferry a Suecia?

Los meses que se extiende desde mayo hasta septiembre son los que presentan los días más largos con las temperaturas más agradables. En el mes de octubre comienzan las primeras nevadas y los días se acortan, haciendo más incómodo y complicado pasear por la ciudad y visitar sus monumentos, especialmente durante los meses de invierno. Si el frío, la lluvia y la nieve no es un problema, la ciudad y sus monumentos pueden ser visitados durante todo el año.

Acerca de Letonia:

La historia de Letonia, como la de su país vecino, Estonia, es una larga historia de ocupación. Los indígenas bálticos estaban aterrados al comienzo del Siglo XIII por los caballeros cruzados alemanes, que les mataron y esclavizaron con el objetivo de convertirles al cristianismo. Los alemanes continuaron dominando ambas tierras y comercio incluso después de que el control político fuera concedido a República de las Dos Naciones, después Suecia y por último a Rusia.

Durante la segunda mitad del Siglo XIX, los habitantes de Letonia comenzaron a reiterar su identidad, consiguiendo la independencia en 1918-1920 tras una guerra en la cual - con ayuda de Estonia - derrotaron a ambos soviéticos y alemanes. Esta independencia conseguida tras arduo esfuerzo fue extinguida por el anexo de los soviéticos en 1940.
Cuando las condiciones de la Unión Soviética se relajaron durante el final de los años ochenta, las demandas por una autonomía e independencia por segunda vez, se incrementaron.

Hoy en día, Letonia lucha por conseguir convertir su economía al sector privado y establecer sus derechos de nuevo, tras una era soviética de estancamiento y abandono.

Daños medioambientales aparte, la herencia más duradera de la ocupación soviética en Letonia es una minoría del 30 por ciento de población rusa.