Bornholm

Cómo reservar un ferry de Bornholm a Polonia

De momento hay solo 1 ruta de ferry entre Bornholm y Polonia operada por 2 compañias de ferry – Polferries & TT Line. La ruta de Ronne a Swinoujscie tiene rutas semanales y la travesía dura aproximadamente 6 horas.

Aunque hemos puesto todo el empeño para garantizar que la información en esta página sea correcta, ya que la frecuencia y la duración de las travesías en todas las rutas pueden variar de vez en cuando, le aconsejamos verificar la disponibilidad actual en esta ruta Bornholm Polonia entre Ronne y Swinoujscie.

Mapa de ferry desde Bornholm a Polonia

Haga click para ver el Mapa.

Ferries de Bornholm a Polonia

Acerca de Bornholm:

Bornholm es una isla danesa en el mar Báltico, a menudo conocida como "La Perla del Báltico". Limita con Dinamarca al oeste, Suecia al norte y Polonia al sur. La isla tiene un tamaño aproximado de 588 kilómetros cuadrados y una línea de costa de 158 kilómetros.
La variedad geográfica y los paisajes marinos así como las playas arenosas al sur y el bosque en el centro de la isla convierten a Bornholm en un popular destino de verano.

Acerca de Polonia:

En muchos sentidos, Polonia es una de las historias de éxito de la nueva Europa, habiéndose transformado de un estado unipartidista a una democracia parlamentaria e un período de tiempo relativamente corto.

Más de una década de gobiernos no comunistas ha producido muchos cambios en el país, desencadenando energías de innovación y aumentando sus horizontes culturales de una manera que las generaciones anteriores al 1989 jamás habrían soñado posibles.

Relucientes rascacielos han sido construidos en Varsovia, y tiendas privadas y cafés se han establecido hasta en las áreas más provinciales. El país tiene otro color, habiendo cambiado el tinte grisáceo de una sociedad regulada completamente por el estado a un país de innovación empresarial - los carteles publicitarios y los anuncios en las ventanas corroboran este hecho.
Conocer a la gente es una de las experiencias más interesantes del país. En los trenes y autobuses, en las calles o en un bar de un pueblo recóndito, siempre tendrás oportunidad de conectar con la gente: La hospitalidad de los polacos es ejemplar, y ¡puede que incluso te presenten a su familia completa! Hasta el visitante más casual puede ser invitado a comidas copiosas a cualquier hora del día, acompañado de una botella o dos de vodka sacadas directamente del congelador.